segunda-feira, 27 de novembro de 2017

ES LA VIDA


Me ayuda a encontrarle el sentido profundo al cuento budista que habla del náufrago que después de una larga deriva llega a una isla desierta en la que no encuentra refugio.
Decide pues construirse una cabaña con las ramas que va recogiendo y se dedica durante días a la ardua tarea. Una vez la finaliza, feliz con su hazaña, se sienta frente a ella y hace una pequeña hoguera en la que calentar la pesca que ha logrado. Una astilla prendida llega a la cabaña y el trabajo de tantos jornales se convierte en llamas. 
El náufrago, desesperado, no puede entender su suerte y la maldice con todas sus fuerzas. Aúlla y llora hasta la extenuación. Se queda dormido. 
A la mañana siguiente, cuando despierta, ve un barco que se acerca a la orilla, parece venir en su busca.

- Cómo han sabido que estaba aquí? –pregunta el náufrago a un tripulante.

- Vimos las señales de humo.

Así es: a veces lo que parecen nuestros mayores fracasos, lo que se nos antoja, en principio, una desgracia, pueden ser nuestros mayores logros, puede ser lo que nos salve la vida.

Vivir es Peligroso

Nenhum comentário: